La temperatura ideal para cada vino

La temperatura a la cual se debe tomar un vino no es un capricho: es muy importante para aprovechar al máximo las propiedades y características de cada vino y sacarle el mejor partido que cada vino se tome a la temperatura correcta… que varía mucho según el tipo de vino. 

Lógicamente cuando hace calor apetecen más los vinos fresquitos… y es un placer entrar en calor degustando un vino que ya tenga solera, pero en cualquier caso, un vino no es un refresco: las cualidades que encierra cada uno se se aprecian si se consumen a la buena temperatura.

¿A qué temperatura se debe beber el vino?

Comprueba en esta tabla la temperatura ideal de cada vino:

 
Temperatura óptima de consumo de cada vino 
 Tipo de vino  Temperatura ideal
 Vino espumoso (cava, champán, de aguja…)  7 °C
 Vino blanco dulce (moscatel, Pedro Ximénez)  8 °C
 Vino tinto joven  9 °C
 Vino blanco joven seco  10 °C
 Vino rosado  10 °C
 Vino generoso (Jerez, Manzanilla, oloroso…)  11 °C
 Vino blanco fermentado en barrica  12 °C
 Vino tinto crianza  15 °C
 Vin tinto reserva y gran reserva  17 °C
  • Si se toma el vino muy frío (a 2 °C o 4 ºC), apenas se podrán percibir sus aromas y se acentúan los sabores ácidos.
  • Si está caliente, por encima de 20 ºC, se perciben mucho los alcoholes, y también se acentúan los sabores dulces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *